Entra en ti y descúbrete. Del libro: “Estrellas de mar para iluminar tu noche”
2 octubre, 2017
Las cosas importantes
23 noviembre, 2017

Las quinta mochila

Todos hemos escuchado metáforas acerca de lo que es la vida, algunos dicen que es una montaña que hay que escalar, otros que es una escuela o una universidad a la que venimos a aprender, y otros, entre los cuales me incluyo, que es un viaje, una aventura insospechada en la que tenemos que descubrir la razón de ser de la existencia.

Bueno, si se trata de un viaje, vienen a nuestro auxilio otras metáforas, como por ejemplo, que cosas son las indispensables de llevar para poder sobrevivir (pasarla bien, muy bien) y en que vamos a llevarlas. De esta metáfora en deducción trata este libro, sí, de las mochilas que debemos cargar.

MOCHILA UNO

Esta en realidad, es la mochila con la llegamos, pero es una mochila que no vemos, que no sabemos cuál es su peso, que en ocasiones dudamos que existe. En ella viene el registro de quiénes somos, cuál es nuestra naturaleza, es decir, que allí vienen guardadas las cosas que nos hacen únicos, especiales, diferentes; se trata de nuestros valores, principios, virtudes…en fin, todas nuestras cualidades. Pero, no viene sólo eso, también en ella está consignado nuestro propósito de vida, la misión que hemos venido a cumplir, y que será la responsable de que trascendamos en otros y conozcamos de frente a la felicidad.

MOCHILA DOS

Es la que nos legan nuestros padres desde antes de nacer. En ella nos empacan con las “mejores intenciones” lo que consideran que nos va ayudar a salir adelante; sin embargo, muchas de las grandes lecciones que recibimos de ellos no llegaron a nosotros a través de su palabra, sino de su ejemplo y el del entorno en que crecimos. En todo ese proceso en el no contamos con voluntad, ni con la suficiente consciencia, aprendemos gran parte de lo que nos va a determinar en el resto de la vida. Esta es una época en la somos condicionados o programados para tener miedo, pero también para confiar en nosotros, en nuestras capacidades. Es en este periodo de nuestra existencia en que la religión siembra sus más preciados códigos, recursos que influirán notablemente en la calidad de nuestros principios y en las decisiones que tomemos de ahí en adelante.

MOCHILA TRES

Esta es la mochila de nuestra educación. Es allí donde nuestros padres confían que aprendamos lo que ellos no pueden o no saben enseñarnos, y que además den fe que aprendimos. Este se supone que es el lugar donde desarrollarán nuestra inteligencia, el sitio en el que nos acompañarán a descubrir nuestra vocación. La esperanza de nuestros padres es que una vez salgamos de allí seamos competentes para la vida, y estemos listos para tener un buen trabajo, una gran remuneración, y la tranquilidad para formar nuestro propio hogar.

MOCHILA CUATRO

Esta es la mochila que llenamos con todas nuestras experiencias. Aquí es donde comenzamos a comprender qué es la vida, y en parte, cómo vivirla. Es allí donde guardamos lo que creemos ser, lo que pensamos que debemos hacer. Es aquí donde vamos formando un estilo de vida; donde nos casamos con unos rituales, rutinas y hábitos que forman nuestro carácter. Esta es la mochila que la mayoría acepta como la definitiva. Es la mochila en la que se escuchan frases como… “esto ya se fue así”, “no creo que cambie”, “no puede ser que esto sea la vida”…

MOCHILA CINCO

Esta es la mochila que sólo llevan los que despertaron a su ser, los que se dieron cuenta que tenían una vida a cargo, los que cuestionaron sus determinismos (los condicionamientos de su infancia), los que tienen un proyecto de vida, los que se reinventan permanentemente, los que se desafían, los que están dispuestos a torcer su destino, los que se asombran día a día con el misterio de la vida.

Esta es la mochila en la que se acepta que se necesita ayuda para comprender lo que es difícil, porque no hemos abierto aun nuestro corazón, o nuestra alma. Es la mochila en la que nos damos cuenta que tenemos que vaciar y conocer hasta el fondo cada una de las anteriores mochilas, en especial la uno, que es dónde se encuentran los diamantes que hay que tallar.

Esta es la mochila que asumen todos aquellos que inician un proceso de Coaching de Vida.

René Fernando Chisco Ríos

Abrir chat
1
Hola, te interesa alguno de nuestros servicios?
Powered by